Calidades, características y diferencias de los aceros inoxidables 304 y 316

Calidades, características y diferencias de los aceros inoxidables 304 y 316. En Siete ponemos a tu disposición los mejores materiales y de la más alta calidad, siempre tras haber estudiado tu necesidad personal y que nuestro equipo técnico decida qué es lo que se ha de usar en el tipo de obra que precises. Y una de las materias con las que más trabajamos aquí es el acero inoxidable, un tipo de acero que se caracteriza por su alta resistencia a la corrosión y oxidación en condiciones ambientales adversas. Está compuesto principalmente de hierro, carbono y cromo, aunque puede contener otros elementos aleantes como níquel, molibdeno y manganeso, dependiendo de la aplicación específica y las propiedades deseadas.

¿Y cuál es la clave que se enconde detrás de la resistencia a la corrosión del acero inoxidable? La presenta así, gracias a la formación de una capa pasivante de óxido de cromo en la superficie del material cuando entra en contacto con el oxígeno del aire o con líquidos corrosivos. Esta capa de óxido actúa como una barrera protectora que evita la corrosión y protege al acero subyacente de daños. Asimismo, también presenta una altísima resistencia mecánica y una gran facilidad de fabricación. Podrás entender el porqué de su uso para nuestras construcciones en diferentes tipos de naves, dadas sus excelentes propiedades. Y no somos el único sector que aboga por él. La fabricación de equipos para la industria química y petroquímica, componentes para la industria alimentaria y farmacéutica, utensilios de cocina, cubiertos, joyería, estructuras arquitectónicas y un largo etcétera. En definitiva, se trata de una de las opciones más populares para aplicaciones industriales y comerciales.

Diferencias entre el 304 y el 316

Pero dentro de esta categoría de ‘acero inoxidable’ podemos encontrar diferentes tipos, y hoy te vamos a hablar de los dos que más utilizamos en Siete y el por qué de su uso. Se trata de los aceros inoxidables 304 y 316, dos de los tipos más comunes y populares dentro de la familia de los aceros inoxidables. Ambos son ampliamente utilizados en una enorme variedad de sectores dadas sus excelentes propiedades de resistencia a la corrosión, durabilidad y facilidad de fabricación. Sin embargo, aunque comparten algunas similitudes, también presentan diferencias significativas en cuanto a su composición química y características técnicas. ¡Te las contamos!

  • Acero inoxidable 304: también conocido como acero inoxidable austenítico. Se trata de una aleación de hierro con un contenido de cromo del 18% y un contenido de níquel del 8%. Esta composición le confiere una excelente resistencia a la corrosión en una amplia gama de entornos, incluyendo ambientes corrosivos como la exposición al agua salada y a los productos químicos. Además de su resistencia a la corrosión, el acero inoxidable 304 es fácil de soldar y formar, lo que lo hace ideal para aplicaciones de fabricación que requieren procesos de conformado complejos, como la producción de recipientes a presión, tanques de almacenamiento y equipos de procesamiento de alimentos. Sin embargo, y como desventaja, su resistencia a la corrosión puede verse comprometida en entornos altamente corrosivos, lo que limita su aplicabilidad en ciertas aplicaciones industriales.
  • Acero inoxidable 316: es una variante mejorada del 304, con una composición química que incluye un 2% de molibdeno adicional. Esta adición de molibdeno significativamente la resistencia del acero inoxidable 316 a la corrosión, especialmente en entornos altamente corrosivos como las industrias química, petroquímica y marina. Debido a su mayor resistencia a la corrosión, el 316 es ampliamente utilizado en aplicaciones donde esta resistencia es crítica, como en la fabricación de componentes para equipos marinos, intercambiadores de calor y sistemas de tuberías para plantas de procesamiento químico. Sin embargo, y en contrapunto a su hermano 304, el acero inoxidable 316 tiende a ser más costoso y puede ser más difícil de mecanizar y soldar debido a su mayor dureza.

En términos de usos en la fabricación de naves industriales, como es nuestro caso, ambos tipos de acero inoxidable son ampliamente utilizados debido a su resistencia a la corrosión y su capacidad para soportar condiciones ambientales adversas. Por un lado, el 304 se utiliza comúnmente en la fabricación de estructuras y componentes de naves industriales que están expuestos a entornos corrosivos moderados, mientras que el 316 se prefiere en aplicaciones donde se requiere una mayor resistencia a la corrosión.

La elección entre estos dos materiales dependerá de las necesidades específicas de cada aplicación, así como de consideraciones como el presupuesto y los requisitos de fabricación. Tal y como hemos podido ver en este post, podemos afirmar que el acero inoxidable, en realidad, no es “inoxidable” literalmente. Pero sí que, en comparación con el acero normal, puede soportar mucho más tiempo y uso antes de mostrar signos de desgaste. Sin embargo, así como hemos comprobado con el acero 304 y el 316, no todos los inoxidables lo son en el mismo grado. Y nosotros, en Siete, dependiendo de tus necesidades, de tu caso y de factores como tu ubicación, utilizaremos uno u otro, siempre buscando el que mejor se adapte a tu proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita presupuesto

Rellena el formulario y déjanos tus datos de contacto. Nos pondremos en contacto lo antes posible. ¡Gracias!





    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
    Privacidad